Marzo 09. 2018.

Hoy me ocurrió algo, siendo la persona que era antes jamas lo contaría, sin embargo, creo que merece ser contado, porque se que hay muchas personas que están en mi lugar, y sienten lo que yo.

Hablemos del rechazo, si, esas 7 letras que a T O D O S, sin excepción, nos da miedo...

Fui rechazada en una competencia de Derecho Penal de mi universidad, realmente al momento de aplicar a tal competencia me sentía emocionada, sin embargo, no era algo que me quitara el sueño pero si me importaba, los resultados los iban a dar ayer, creí que iba a quedar seleccionada, pues la oportunidad de estar dentro de tal delegación es única, sin embargo, para mi sorpresa no quede.

Me impresiono muchísimo como me sentí, me sentí derrotada, fracasada, inútil y por supuesto, RECHAZADA.

Pero... pensé en algo.

¿El "rechazo" es algo bueno o malo?

Durante mucho tiempo nos engañamos pensando que el rechazo es algo malo, pero realmente es una excelente y muy buena oportunidad para preguntarnos, ¿Realmente sintiéndome mal puedo cambiar la situación? POR SUPUESTO QUE NO!, y eso es algo MUUUY BUENO.

Les explico...

A veces creemos que podemos manejar todo a nuestro al rededor, pero no es así, todo se trata de un 50/50, nosotros hacemos todo lo que este en nuestras manos, y si es para nosotros y en el tiempo correcto, eso que tanto anhelamos se nos dará.

El rechazo es nuestra mejor enseñanza, partamos de él para proponernos nuevas metas, más grandes, para dar lo mejor de nosotros nuevamente, SIN MIEDO, no tengamos miedo al rechazo.

Me repetiré cada día: "Temerle al rechazo, es temerle a vivir nuevas experiencias".

Decirles esto es abrirme de una forma diferente, pero se que como yo, hay personas con miedo a intentar algo nuevo por temor a ser rechazados y perder, pero chicos, el no intentar algo nuevo es perder mucho más, pues nos privamos de vivir nuevas experiencias y no podemos darnos ese lujo, SOLO TENEMOS UNA VIDA, y es nuestro deber vivirla al maaaaaaximo.