No lo supe, hasta que una noche mientras intentaba buscar respuestas por fin lo entendí.

Fue como si la respuesta se iluminara en mi consciencia, abrió mi entendimiento y fue entonces cuando me levanté de golpe y las cosas empezaron a tener sentido.
Y me pregunté a mí misma cómo fue que no me di cuenta antes, aún cuando las evidencias estaban a plena vista.

Meses pensando que la verdadera razón por la cual no estábamos juntos, era por el destino cruel, era porque simplemente no era nuestro momento y estábamos destinados a amarnos sin poder ser jamás pero la verdadera razón, es que tú y yo nunca estuvimos en la misma página.

Esas ganas que yo tenía de superarlo y dejarlo todo para que lo nuestro pudiera llevarse a cabo, tú claramente no las tenías, pero fingiste tenerlas, y muy bien que fingiste. Yo tenía tantas ganas de luchar, aún arriesgando mi corazón a salir herido, y tú no querías arriesgar nada aunque decías que lo dabas todo.
Por las noches, mi único pensamiento eras tú; tú estabas en cada uno de mis planes, cada cosa que me imaginaba era a tu lado, y tú gastabas tus noches pensando en ella y en su reencuentro.

Es que mientras más lo pienso más me convenzo, todas esas excusas, todos esos "pero", todos esos obstáculos sólo los pusiste tú. Fuiste tú el que trancó el camino para llegar a lo que yo quería.

Y si las cosas realmente fueron así, ¿Por qué mantenerme atada a ti? ¿Por qué cada vez que quería dar mi brazo a torcer tú me dabas esperanzas y me decías cualquier motivo para quedarme?

Fuiste muy egoísta, ahora que lo pienso, pensando únicamente en ti y tu vida, y esa es la señal más clara de que nunca me amaste, porque quien ama piensa primero en la felicidad de la otra persona antes que en la suya, jamás daña y hace infeliz a la otra persona; y me lleno de rabia cuando recuerdo que me decías que me amabas y tu prioridad era yo, pero la vida era demasiado difícil y nos había estado poniendo tantos obstáculos en el camino que era imposible poder ser feliz sin que alguien saliera herido.

Confieso que estoy más que decepcionada, no por ti, sino por mi. No pude darme cuenta de que en el núcleo de esa personalidad inigualable, se encontraba la escoria más mezquina de éste mundo.

— Meazyღ