No me extrañes por mi partida,

Porque tú fuiste el causante de tanto mal en mí,

Hubiese deseado que esas tardes de verano no existiesen más en mis recuerdos.

Me envenenaste el corazón con palabras actuadas,

Me apuñalaste por la noche cuando entregue mi alma a ti,

Me hiciste feliz aun sin saberlo.

Aun así, este es nuestro adiós,

Querido mío.

-Ling GK