¿Y si soy la persona que el destino puso en tu camino para que te enamore, y a la vez te destruya?
¿Y si vas detrás de lo que te di y no lo encuentras porque soy yo el que el destino tiene para ti?
Lo que tú y yo vivimos no se sintió como una lección; se sintió mucho más que eso; las risas, los sueños, las metas.
¿Y si somos la persona indicada, pero lo nuestro no florecerá ahora?
Cada chiste, cada risa; se sentían eternas, pero la vida va muy rápido.
¿Y si todo eso fue un adelanto del futuro?
Me enamoré tanto de tu mente, que el físico no era tan relevante como lo es tu personalidad. Lo que tanto busqué, lo encontré en ti; desde esa primera sonrisa, ese primer abrazo, esa primera conversación.
¿Y si la lección es que nunca encontraremos nuestra otra mitad en otro ser si no en nosotros?
Cada vez que te veía, mi corazón quería salir de mi pecho para poder ir a abrazar el tuyo. Cada vez que nuestras miradas se perdían entre sí, y las sonrisas delataban la emoción.
¿Y si no sentimos esas cosas con otras personas?
Tanto amor, que me ponía de rodillas para hablar sobre ti con el más allá.
¿Y si comenzamos mal, y primero teníamos que enamorarnos del que nos creó?
A veces simplemente quiero olvidarte, sacarte de mi cabeza y corazón, pero eso es algo casi imposible de hacer.
¿Y si debemos apartarnos pero no alejarnos?
Ahora caminamos rumbos distintos, pero vivo pensando en ti,en lo que éramos y teníamos, con esperanzas de que todo sea como antes.
¿Y si ese es el destino?
¿Y si al andar por senderos distintos terminamos en el mismo destinatario?

Gracias por leer. Algunos de mis escritos son bastante personales, pero una amiga sugirió que los subiera aquí para que otras personas los leyeran. Luego publicaré una versión en inglés. Lindo día o noche.