Saben amigos…

Un día, al regresar de una fiesta acompañado de una ex novia y sentados en el auto afuera de su casa, ella comenzó a reclamarme con lágrimas en los ojos una serie de cosas a las que yo solo respondí con negativas, diciendo que nada de eso era cierto, y que incluso de ser asi, no valía porque lo había hecho sin querer. Esta, amigos, lo confieso, era una patética costumbre mía de aquellos tiempos, que francamente, no solo es mía si no que está tristemente integrada en el ADN de la mayoría de los humanos: No saber escuchar.

art, drawing, and grunge image

Cuando sabía que me había equivocado, pedía una disculpa de inmediato y enmendaba el error por supuesto, pero si por el contrario yo no veía en mis actos una ofensa, no escuchaba en lo absoluto el dolor ajeno, tirando de intensa o loca a cualquiera que tuviera enfrente, incapaz de ponerme en sus zapatos ni por un segundo. Sin embargo, cuando por esta boba forma de ver la vida la perdí meses después para siempre, y que tristemente es la única manera en que los humanos entendemos las cosas, comprendí que cuando una persona te dice “me estás lastimando” lo dice por algo. Y es que el dolor, amigos, es una de las pocas cosas verdaderamente reales del Universo. Tan real que se siente a forma de punzadas en el pecho, tan real que se siente a forma de mareos y terrible ansiedad, y tan real que nos puede amargar el día y la vida para siempre.

boy, art, and drawing image

Algunas personas, tienen corazones tan sensibles que se lastiman incluso con el viento, otras por el contrario, tienen corazones tan fuertes que son capaces de soportar un piano encima, y en este sentido, es una estupidez pensar que lo que no nos ofende a nosotros, no le ofenderá a los demás. Palabras, actos, miradas, sutilezas imperceptibles que pueden terminar con el cariño noble que alguien nos tiene, y que son heridas abiertas que no vuelven a cerrar jamás. El amor es un globo frágil, amigos, y todo aquel que quiera amar, debe saber que tiene en sus manos una gran responsabilidad:

heart image

La responsabilidad de cuidar el corazón ajeno, a costa de lo que sea, siempre.

Esto amigos, es Amar de verdad.

-wuicho villegas-