No hace falta aclarar quien eres porque creo que con el “querido” es suficiente, pero aún así lo haré. Tu eres, fuiste, o serás (porque aún no sé si eres parte de mi pasado, presente o futuro) una persona muy especial para mi. De una u otro forma marcaste mi vida pues contigo descubrí lo que era realmente enamorarse de alguien, aunque suene muy cursi. Todo relacionado a ti eran sentimientos; me enamore no de tu físico, si no de tu persona. Y la cosa más graciosa era que los sentimientos eran correspondidos.
Me encontraba tan embriagada por esos fuertes sentimientos, que le restaba importancia a un gran problema, la razón por la que nunca estuvimos realmente juntos: tu novia. Me hiciste creer que entre ustedes las cosas no iban tan bien, cuando en realidad tú no pensabas dejarla. Aún sigues con ella, y me hace sentir culpable porque su relación es mucho más fuerte de lo que creía. Se que nunca debí involucrarme contigo, pero la cosas simplemente se dieron, tan fáciles que ni siquiera me di cuenta cuando los “te quiero” ya eran normales en nuestra conversación, cuando despedirme de ti en las noches podría tardar horas, cuando un mensaje de ti era todo lo que esperaba en el día y al momento que llegaba, mi rostro se iluminaba con una sonrisa.

Tuvimos momentos demasiado buenos de los cuales nunca me arrepentire, sin embargo las cosas no terminaron bien para nosotros, la frase ”conocerás a la persona correcta en el momento equivocado” creo que nos describe a la perfección.
A veces me duele el pensar que talvez tú ya no piensas en mí de esa forma, pero ya ha pasado demasiado tiempo y se que aferrarme a esa idea de nosotros solo me esta haciendo daño.
Yo no quiero que mis palabras se malinterpreten aquí, no te guardo rencor ni mucho menos odio, simplemente me dueles porque temo que ya no hay esperanzas, a pesar de que al principio me refiero a ti sobre el futuro, son solo ilusiones.
Esta carta es un desastre,lo sé, pero justo asi es mi mente en cuanto pienso en ti. Y he querido hacerlo desde hace tiempo, escribirte. Ahora es con un propósito completamente diferente, el de cerrar un ciclo y de dejarte ir.

A pesar de todo, porfavor no me olvides. Yo nunca lo haré.