Si pudiera, si lo hiciera; te diría que nunca conocí una chica con más errores, miedos o sueños. Te diría que, me encantan tus manos, tus ojos, tus labios. Te preguntaría si una vez más te gustaría tratar, levantarte de nuevo. Pero no te preocupes, por ahora, me sentaré a tu lado hasta que lo decidas.

Tomaré tu mano, cruzaré contigo sobre cada herida que te has creado y deja que sangre hasta que cicatrice. Creceré a tu lado.

Hace mucho que no hablamos, pero créeme que he visto cada parte de ti que ha cambiado. No miento cuando digo que de ser un apenas un atisbo de luz ahora eres el sol. Sólo que, como todo lo hermoso en el mundo, tienes días nublados.

Has llovido tantas veces que sin darte cuenta te crecieron flores en el vientre. No las cortes, lucen preciosas en ti.

Sigo intentando merecerte, día tras día, me vuelto más fuerte por ti.

Sé que te sientes sola, insegura y alguien que no es normal. Sé que cada vez más detestas comer incluso lo que antes adorabas, que no te sientes bonita, que ya no te miras en el espejo por miedo a lo que encontrarás, que no crees cuando te dicen que estás lo suficientemente flaquita y te duele cuando tu mamá te pregunta; ¿por qué? ¿qué te sucedió? Tienes la mala costumbre de buscar las fallas como si se tratara de un arte.

Así te amo.

si pudiera, si lo hiciera; te convencería de que mereces ser querida como quieres a los demás. Como si fueran tu mundo, como si tú no fueras la protagonista. Pero lo eres, un héroe que teme quitarse la armadura pero que está lastimando cada parte de tu ser.

Inténtalo, verás como vuelves a respirar. Todo estará bien.

Yo por mi parte creeré en ti hasta el día de mi muerte. Yo por mi parte te sostendré las veces que sean necesarias.

Sé que no soy la mejor persona; soy nerviosa, me detono con facilidad, no siempre me salen las cosas como espero y soy impulsiva, pero sé lo que es el amor. Y todo tiene sentido cuando amas y eres amado.

Pronto cumpliremos veinte años. Y seguimos aquí, existiendo.