Solemos rompernos de maneras infinitas a lo largo de nuestra vida. Y ello no es motivo para avergonzarnos.

Somos humanos y tenemos derecho a usar todas nuestras emociones, buenas y malas.

En el artículo de hoy no solo quiero utilizar mi experiencia propia sino también incluir ciertos consejos que he leído en artículos psicológicos y, por qué no, testimonios de algunas personas que me han contado sus maneras de ser fuerte.

¿Qué dicen? Aprendamos juntos a no dejarnos derrumbar.

1) Conoce tu fortaleza emocional.

Tener fortaleza emocional no significa no experimentar dolor o sufrimiento, pues esta fortaleza generalmente se aprende cada vez que alguien afronta una situación sumamente dolorosa. Lo que verdaderamente significa es que uno aprende a “recuperarse” de dichas experiencias.
Si quieres desarrollar esta resistencia, deberás enfocarte en perfeccionar habilidades en particular, por ejemplo, elaborar planes y cumplirlos, desarrollar la confianza y una perspectiva positiva de la personalidad, aprender a controlar los sentimientos e impulsos fuertes, así como mejorar la comunicación y la resolución de problemas de una manera eficaz.

Es sencillo por más que no lo parezca. Ve y escribe todo lo bueno que rescatas de ti. Te sorprenderá el resultado. No pierdas el tiempo y comienza a trazar tus ideales.

Best, can, and do image

2) Identifica tus emociones más sensibles.

Antes de desarrollar una fortaleza mental y emocional, deberás llevar un registro de todos tus puntos débiles con la finalidad de tener en claro lo que quieres cambiar. Haz una lista de la mayor cantidad de puntos débiles que se te ocurran.
Al terminar de escribirla, determina la manera de convertir cada uno de tus puntos en metas que puedas alcanzar.

Solo tú podrás lograrlo. Muchas veces pensamos que ni siquiera nosotros nos conocemos. Es totalmente falso. Lo que pasa, es que no nos dedicamos tiempo de calidad a nosotros mismo, lo que conlleva a no saber qué hacer y como reaccionar en ciertas situaciones.

¡NO ESTÁS SOLO! Nadie aquí juzgará tus debilidades porque todos las tenemos.

book, sad, and aesthetic image

3) Acéptate.

Además de determinar los aspectos en los que quieres cambiar, debes tomarte el tiempo para honrar tus fortalezas. Lee la lista de tus puntos fuertes y felicítate por ellos. Al felicitarte de vez en cuando, podrás mantenerte enfocado en tus cualidades positivas y desarrollar una fuerza mental y emocional.

Eres hermosa/o tal y como estás. Es cliché oír y leer que lo que importa es el interior, pero, querido lector, es la verdad quieras o no.

Si sientas que un perfume te hará sentir mejor, échatelo.
Si pintarte lo labios hará que resalten su belleza, píntate.

No importa qué hagas, con tal de que lo hagas para ti y no para los demás.

Solo hay un amor que dura toda la vida: el amor propio.

love myself, jacket, and myself image

4) Piensa un momento en el pasado.

La razón por la que sientes una falta de fortaleza mental o emocional puede relacionarse con algo ocurrido en el pasado. Independientemente de que este hecho te haya sucedido hace unos cuantos meses o en tu juventud, puede afectar negativamente tu fortaleza mental y emocional.

Mirar hacia el pasado nos ayuda a entendernos de una mejor manera. Piensa en la manera y la razón por las que estas experiencias pudieron haberte afectado de la forma en que lo hicieron.

Perdónate si es necesario y perdona.

Mirar atrás no es sinónimo de torturarse sino de dejar de una vez por todas aquello que nos hace o hizo daño.

Citations, quotes, and women image