Me da miedo decir que te quiero, por lo que pueda pasar.
Sé lo que quieres tú, y quizás creas que sabes lo que quiero yo, pero ni te lo imaginas.
Estar contigo, sea como sea, me hace feliz. No necesito que esto sea algo exclusivo porque no te quiero para mí, ni eres mío, ni nada.
Me gusta escucharte, incluso si me dices que quieres a otra persona que no soy yo.
Y no te digo que nunca me haya dolido, o que no me sienta insuficiente a veces, pero estar contigo me hace sentir tan completa y tan pura, que todo lo malo se queda a un lado por un momento.
Nunca me había sentido así, tan libre y tan orgullosa de mí misma por tener una relación afectiva, sea del tipo que sea, tan madura y sana con alguien.
Pero lo malo viene ahora, y es que te quiero de hace un tiempo y me da pánico pensar en que puedas saberlo. No quiero que creas que todo ha llegado demasiado lejos, ni que creas que me vas a hacer daño por ello, ni tampoco que pienses que quiero algo diferente a lo que tenemos ahora, que quizás no sea nada o quizás lo sea todo. No necesito que te sientas como yo me siento, porque estoy contenta con los sentimientos que tengo hacia ti, independientemente de si son mutuos o no.
Sólo con verte y besarte, si quieres, soy feliz por un momento. Y si sé que eres y te sientes libre, más feliz seré.