Hola, antes que nada quiero aclarar que este pequeño articulo no es de mio, sin embargo, me pareció muy interesante y quise compartirlo a través de este medio.
***
Pensé todo el día en ti. Pensé en cómo sería tu voz, de qué color serían tus ojos y cuán maravillosa sonrisa tendrías. Estoy muy emocionada por el día en que mi sonrisa y la tuya se fundirán en alguna parte. No sé donde será, pero sé que estaremos planeando un futuro juntos, estoy segura que serás el hombre maravilloso que he esperado todo este tiempo.

Quizá estés todavía estudiando, si lo estás, no te preocupes; quizá seas mayor que yo y ya seas todo un hombre de negocios; si lo estás, déjame decirte que me siento orgullosa y rezo porque lo que sea que estés haciendo sea algo que ames y que cada día despiertes feliz de ir a hacer lo que te gusta.

Después de todo, hay cosas que deseo más que nada en la vida. Como dije antes, quiero ver en tu corazón un destello radiante de Jesús. Quiero que seas paciente, quiero que te sientas amado, quiero ir a la iglesia contigo, conocer a tus amigos y escuchar lo orgulloso que estás de haber encontrado a la persona indicada. Espero ansiosa el día en que pueda conocer a tu familia.

Estoy segura, en lo más hondo de mi alma, que ese corazón está apartado para mí por Jesús, y cuando estemos juntos, seremos el mejor ejemplo de amor. No puedo esperar a tomar tu mano, reír contigo, y algunas veces hasta hacerte enojar; pero sobre todo, no puedo esperar para amarte cada día que Jesús me lo permita.

Por siempre tuya: la mujer con la que te casarás.