Es tan simple decir voy a sacarlo de mi mente voy a dejar de recordar, de pensar, pero es en ese momento donde a punto de conseguirlo ya no sintiendo nada, o fingiendo no hacerlo, como un huracán vuelve a aparecer haciéndote recordar y sentir lo que no fue y nunca será.