Todos tenemos a esa persona que es nuestro punto de quiebre. En mi mundo, tu siempre fuiste ese alguien.
Me sacas de mis cabales, me empujas al límite, me pintas de todos los colores habidos y por haber.
Cualquiera dice lo que sea sobre mi pero nadie tiene el poder de quebrantarme con pocas palabras, tan rápido y fácil como tu lo haces.
Creo que nadie es tan poderoso para quebrantarnos como aquellos a los que amamos más.