De la noche a la mañana, tomaste la decisión de irte sin mirar atrás, olvidando que me dejabas en el olvido junto con nuestros hermosos recuerdos, y aun no lo comprendo, cómo es que después de haber planeado un futuro juntos decidiste irte. Y es que ni siquiera entiendo la razón de tu repentina partida, aunque me la expliques una y otra vez; y que me llames ahora argumentando que me extrañas, es demasiado.

Ahora con esta distancia, que no hace más que dificultar nuestro encuentro, siento que te necesito aún más. Trato de luchar pese a que ya me he rendido, porque le tengo fe a lo que siento y a lo que podemos ser. Sin quererlo te espero, espero tus llamadas por la tarde y tus mensajes. Sigo esperando tu regreso, el día en el que nuestras miradas volverán a cruzarse, nuestras vidas a entrelazarse y nuestros labios a unirse.

Te confieso que estoy inevitablemente enamorada de ti y lo siento porque sé que tú también lo estás lo que hace más difícil esta situación; me desespero porque no quiero sentir nada por ti, ni por nadie, odio tener que esperar cosas de la gente y más cuando se trata de amor, pero es así, siento inevitablemente que te necesito en todo momento ya que tu existencia hace menos mierda la mía.

Aunque la espera me desespera, y aunque no contaba con tu adiós, te espero.

Así encontremos el amor en alguien más, yo te esperaré y tú me esperarás.

— Meazyღ