¿Ustedes han sentido esa gran sensación en el estómago, que en la noche simplemente no te deja dormir?, algunos dirán que son mariposas, pero yo siempre  he pensado que en verdad son murciélagos. Están todo el día tranquilos, pero en la noche comienzan a aletear por todo tu estomago, cientos y cientos de murciélagos, chocando unos con otros, encerrados como Pinocho y Gepeto dentro de la barriga de la ballena, buscando una salida y solo pueden salir... por tu boca.Cuando sacas cada uno de los sentimientos  en tu interior, expresados en cada palabra, gritandolos con todo el sentimiento, en ese momento sin darte cuenta, ellos salen aleteando por tu garganta, tomando la oportunidad , guiándoses por la luz de las estrellas en el cielo.Mientras tu, por fin, empiezas a sentirte libre, a sentirte en paz, y todas las voces que gritaban en tu cabeza poco a poco van bajando el tono, hasta llegar a una harmonioza melodia  y comienzan a cantar  una pequeña nana, para que los últimos seres alados que decidieron quedarse en tu interior, duerman, hasta la próxima noche.

- Gabriela