Recuerdo como era en la etapa adolescente... te gustaba alguien y empezabas a sentir cosas que no podías describir y asumías que era amor. Con el paso del tiempo esas sensaciones se refinaban y se aprehendían, y cada nueva persona traía consigo un mundo nuevo por explorar y aun así no era verdadero amor. Pero llega el momento, un punto nuevo de inicio en la trama de la vida donde descubres que hay algo más, que esa otra persona que llego de la nada sin muchas pretensiones entro de forma subrepticia en tu corazón y en tu mente, que lleno espacios vacíos, que te estimuló a tal punto que tu cerebro le ordenó a los músculos de tu rostro que se alinearan en forma de sonrisa con cada encuentro. esta persona trae defectos y virtudes, pero tu los ves