Nadie te habla de como un corazón puede ser tan frágil y fuerte a la vez. Nadie te habla de las noches y madrugadas que puedes pasar entre lágrimas, sollozos y susurros a la oscuridad, hablando con las estrellas, extrañando a alguien, cuestionándote porque esas cosas te pasan a ti. Enojándote con el mundo, pataleando y golpeando la almohada de impotencia una y otra vez. Nadie te habla de la horrible sensación de ver a alguien que quieres sufrir y sentirte inútil por no apagar ese dolor, o de todas las veces que tus sentimientos no serán correspondidos. Nadie te habla de como día a día te equivocas, y muchas veces en la misma cosa, como cuesta aprender tanto una lección y los difícil que es abrir tu corazón y tus sentimientos de nuevo, para que al final, la gente no los valore en absoluto.
Nadie te habla de las decepciones que tendrás que afrontar, de todas las veces que te sentirás traicionado, porque pusiste tu confianza en una persona equivocada.
Nadie habla de lo difícil que es aguantar las lágrimas en tus ojos frente a tanta gente cuando algo te duele, porque de lo contrario "serás débil".
Nadie te habla de todas las veces que serás juzgado y a veces, a tus espaldas y de cómo tendrás que lidiar con esos comentarios tú solo.
Nadie te habla de las cartas eternas que escribirás, de todas las palabras que jamás podrás pronunciar y se quedarán sólo en tu mente.
Nadie te habla de lo diicil que es hablar de tus sentimientos o de lo que quieres hacer.
Nadie te habla acerca de tus sueños y como muchos se ellos se romperán y tendrás que construir nuevos.
Y es que nadie habla de todas esas cosas negativas, de los corazones rotos de las cosas en quiebra que te hacen crecer, porque esas son las cosas, que en realidad te hacen vivir y aprender a volar, por ti mismo.

travel, road, and mountains image