¿Acaso creías
que podías
bailar con el
diablo y no
pagar un precio
por ello?