Hay historias de amor que no tienen ninguna consistencia, historias que no importa de dónde se les mire están siempre hechas para fracasar, para ser un momento en la vida de dos personas y después pasar a recuerdos. La nuestra es una historia, me da lo mismo si de amor o no, pero al final de cuentas una historia, donde por un minuto pareció posible la oportunidad de una efímera felicidad. No sabes lo feliz que me hace recordar aquellos pequeños momento, en los que mi egoísmo se hacía presente y mi orgullo se esfumaba, para prestarme un ratito de ilusión.

Como quisiera poder saber lo que es el amor y me hubiera encantado descubrirlo contigo pero supongo que no era el tiempo correcto, supongo que nuestros temperamentos y situaciones nos alejaron más de lo que nuestros corazones pudieron salvar y nos dan como resultado este incompleto destino, donde ya nadie sabe lo que pasara, donde estamos más alejados que nunca y donde ruego por ese último mensaje tuyo aunque sé que no llegara.