Podes desconfiar de todo,
De los entrenadores a los cuales la remera les queda ajustada en la barriga
De los cardiólogos que gozan del aceite que quedo en la olla
De los abuelos que odian a los niños
De los hermanos que no se quieren
De las mamas que no te dicen que te abrigues antes de salir
Hasta podes desconfiar de vos mismo cuando te lastimas
De los amigos que en realidad te envidian
De los novios que solo quieren muchas pieles
De las personas que siempre tienen carga en la sube
De aquellos que nunca llegan tarde a ningún lado
De los que no tienen pasiones, de los que no gritan el gol
Desconfia de todos y de cada uno
Nadie se merece tu confianza si antes no fue a juicio,
Salvo que esas personas sean aquellas que
Te digan te amo de la nada
Que te extrañen y te lo hagan saber
Que se preocupen por tu bienestar
Que te cuenten un secreto que no debían contar
Que te quieran sin importar limites ni fronteras,
Desconfia de todo, menos de aquellas personas que te entreguen su corazón.