Día 1.

Mi nombre es Cristhina, vivo al lado de mis vecinos (en América del Sur, para ser más exacta) y estoy a menos de 2 meses de cumplir los 13. Estoy en la etapa en la que me busco a mí misma, y la verdad es que he buscado por cielo y tierra no creo haberme encontrado aún.
Tengo distintos hobbies, como escribir, leer, hacer ejercicio (de vez en cuando, más que nada caminar con amigas mientras chismeamos o jugar a esos juegos raros de correr con balones y cosas así), bailar, dibujar, estar en páginas como YouTube o WHI, ver series o pelis, etc. Todo parte de mi camino al descubrimiento personal (já, como si fuera tan fácil).
Soy feminista, o al menos eso intento, después de haber sido criada y estar viviendo rodeada de machistas. La verdad es que me parece totalmente injusto que las mujeres seamos etiquetadas como el sexo débil y ser discriminadas de la manera en la que la sociedad lo hace simplemente por el hecho de no ser físicamente tan fuertes como los hombres. E igual estoy en contra del racismo, bullying y homofobia, merecemos vivir en un mundo sin etiquetas donde podamos ser libres sin la ningún tipo de opresión.
Voy por aquí y por allá investigando sobre religiones, creencias y distintas filosofías de vida para poder ser capaz de reunir mis creencias y tener un estilo de vida propio en el que pueda sentirme cómoda y feliz.
Mi objetivo en esta vida es encontrar la felicidad, pero no esa que viene y va a cada rato. No, yo busco la verdadera felicidad, de esa que viene y no se va más.
Creo que para sentirme al fin satisfecha conmigo misma tengo que hacerme independiente (en su momento, claro está), encontrar el amor (tanto en mi misma, como en los demás) y creer plenamente en mí. Yo soy dueña de mi vida, yo la conduzco a la velocidad y a la manera que a mí me perezca mejor (siempre y cuando no haga ningún daño), y si, si es cierto que a veces tendré que parar por algún obstáculo, me quedaré sin gasolina (sin fuerzas, de bajón, etc.) o tal vez puede que alguna pieza se descomponga (alguien me lastimo o yo misma lo hice), pero solo hará falta detenerme un momento y deshacerme de los daños (porque las personas no se “arreglan” según mi punto de vista) para seguir con mi viaje y llegar a mis destino, donde no me hará falta seguir conduciendo (aunque puede que tenga que detenerme de vez en cuando, solo para revisar que todo siga bien).
Sí, soy joven, lo sé, y puede que en un par de años vea estas palabras y me dé pena haber si quiera pensado todo esto, o puede que no, pero sé que, al menos en este momento, tengo una idea de quien quiero ser, y trabajaré duro para definir esa idea y alcanzarla.
believe empowerment

Crista.