Esa sensación, ese sentimiento.
Como si te desgarraran por dentro pero a la vez no hubiese nada, vacío.
Un vacío tan grande que llena,
llena tanto que pesa,
pesa demasiado...
Cuando lo único que quieres es una vía de escape,
una respuesta, una razón, un solo motivo por el que seguir luchando.
Ahogarte en un pozo sin fondo.
Buscarle sentido a lo imposible.