1. Practicar INCREÍBLEMENTE lento.

No estoy bromeando sobre esto: cuando eres propenso a tartamudear / inquieto o simplemente temes hablar en público en general, tu voz se acelerará mucho. Prepárate practicando despacio, de modo que sea un ritmo normal cuando estás hablando.

2. Usa tarjetas de notas!

Las tarjetas de notas son cruciales para un discurso/exposición, especialmente si es largo. No escribas todo palabra por palabra. Entonces, por ejemplo, estás haciendo un proyecto sobre la Segunda Guerra Mundial, podrías escribir:

Principales jugadores de la Segunda Guerra Mundial
Periodo de tiempo
Ejemplos específicos de crímenes de guerra

3. Grabate a ti mism@ hablando.

Cuando practiques, grabalo. Cuando grabes, puedes aumentar la velocidad con la que hablas, si eres monótono, si te mueves y si tus expresiones faciales coinciden.

4. Consistencia.

Debes prepararte tanto como sea posible.

5. Limitar palabras de relleno.

Si estás a punto de usar una palabra de relleno (por ejemplo, um, como, eh ..., sí ...) simplemente detente y haz una pausa. ¡Es peor usar una palabra de relleno que pausar!

¡Espero que les ayude!