Hay personas que sonríen
al mirar su futuro
pero, en su mente,
solo quieren correr
al pasado.
Quizá para recuperar
algún sueño extraviado.

Otros usan zapatos incómodos
y colores aburridos
para esconderse de los demás.
En secreto, quieren estar descalzos,
vestirse con vivos colores
y correr por el campo.

Puede vivirse un sueño
tanto como una pesadilla.
Tú decides en cuál
forjarás tu vida.

No hay nada mejor
que apasionarte
por cumplir tus sueños.
¡Ay, si supieran
qué preciosos son
cuando están riendo!

El cambio para tu bien
no debe ser a costa de los demás.
Pero siempre debes impedir
que por los demás
no llegue el buen cambio.

Si sientes cosquilleos
en el estómago
y fuertes latidos
en el corazón,
felicidades.
Tienes pasión
por lo que haces.

Si no es así,
cambia de profesión.
Porque nunca es tarde
para poder reír
sin parar.

Será difícil
y te asustarás,
pero no te acobardarás.
Al final,
recibirás de la vida
un beso
en la mejilla.

Prometo que estarás orgulloso
de tener pasión.
Prometo que te sentirás mejor.