Salgamos a dar un paseo sin importar quien nos vea.
Quedémonos adentro bajo las sábanas.
Leamos nuestras miradas, contemos nuestras pestañas.
Observemos el amanecer en silencio y con calma.
Desayunemos historias inéditas.
Vayamos al cine, salgamos de fiesta,
Hagamos un inventario de todas las estrellas que hemos visto juntos y guardémoslo en un cajón sin fondo.
Escribámonos a diario, o cada tres meses.
Hagamos de nuestra vida algo más ameno,
sin ser encasillados en términos banales;
Porque al final, no se puede destruir algo si ignoramos su existencia.

*Este es un pequeño texto mío, espero les haya gustado.

-Val.