Se supone que el día de hoy, de acuerdo al Writing Challenge, debo escribir una historia corta, pero tengo que confesar que mantengo dificultades sobre cómo comenzar o sobre qué temática abordar, supongo que soy una persona poco creativa, lo siento.
A pesar de mi bloqueo cognitivo, intentaré realizarla.
Aquí vamos, deséenme éxito:

La primera vez que me enamoré o pretendí hacerlo...

La primera vez que me enamoré o pretendí hacerlo fue hace tantos años que parece algo irreal-utópico. Yo era joven y él algo mayor, la edad no importo; nos entregamos y amamos con pasión, con locura, con amargura, con dolor. Él fue mi amante, mi amigo y mi padre. Mi mundo giraba en torno a su ser; lo único que añoraba era mimetizarme con su ente indómita y pertenecerle en cuerpo, mente y espíritu.
Pero se fue y jamás regresó.

Alguna vez Woody Allen señaló que el amor es sufrir y yo asiento con ímpetu, porque el amor que presencié fue hermoso, delicado, subyugante, hedonista y violento... que se llevó parte de mí y me dejó en el vacío, soledad y desamparo.
Ya no he vuelo a amar así, no lo volveré a hacer. El primer amor es el que nos enseña el camino de nuestras relaciones subsiguientes, relaciones que no deseo explorar. Prefiero quedarme distante para evitar perder la escasa felicidad que me resta después de la partida de mi amado.

love, drawing, and couple image
Ilustración por: Sara Herranz.

Entiéndase que todo queda en mero intento inspirador e imaginativo, no obstante eso el lo magnífico del poder de la narrativa.
Gracias por leerme, que tengan un magnífico día, lleno de alegrías.

NOTA IMPORTANTE: La anterior historia no refleja mis experiencias personales o perspectivas acerca de lo que considero como una relación sentimental sana, es sólo una historia más que surge de la nada.

- Karla A.

Puedes leer más de mis publicaciones respecto a este Callenge aquí.