Te volviste frío, porque te cansaste de esperar a que te amen con la misma intensidad que solo tu sabes amar en una relación.
Pero tranquilo que yo no vine a lastimarte, vine a sanarte.
Solo no me trates tan cruelmente.