¡Que se haga un brindis!

por las veces que me quede hasta tarde por pensar en ti.
por aquellos tiempos de felicidad a ciegas.
por las veces que te di mi amor mientras lo rechazabas con delicadeza.
por las veces que me sentí incompleto al no tenerte a mi lado.
por la impaciencia de recibir tu respuesta
por creer que un amor que no es mutuo vale más que un corazón roto.

¡Que se haga un brindis, por mi y mi amor no correspondido!