Esos ojos color madera los cuales no puedo dejar de mirar.
Esos ojos color castaña, dulces e inocentes.
Esos ojos color avellana que miran con curiosidad.

Esos ojos que tanto dices que son comunes y tan poco especiales.
¡Ay, mi niña de ojos chocolate!

Lo que yo daría por que esos ojos me mirasen tan solo una vez.
Esos ojos color café que dan insomnio con tal solo mirarlos.