Me susurró un "te quiero". Juro que nunca había sentido tanto amor en unas palabras.