Desde que supe que te había perdido sabía que todo iba a cambiar. Y sí.
Desde que ya no estás no volví a escuchar igual las viejas canciones, esas canciones. Ni quiera pude mirar de nuevo esa película que tanto te gustaba y que en el fondo hablaba un poco de nosotros.
No volví a ser tan fuerte como cuando intentaba alejarte de mí, como cuando me mirabas a los ojos y yo sostenía la mirada.
Aquel, el último día, te perdí y lo supe sin que nos despidiéramos.
Porque no volviste y no volví. Porque no regresé a los mismos lugares ni a tus horarios.
Nos separamos sin haber estado juntos y dolió.
Quisiera escribirte y deshacerme de todo aquello que quise que supieras. Y no me sale más que dolor y rabia porque las palabras se detiene cuando pienso en ti; como si no lo valieras.