Y esa mirada me ponía helado a piel. Nunca había sentido aquella sensación con nadie más. Ella me traía paz. Me hacía sentir vivo. Cada vez que la veía, perdida en sus pensamientos, amando lo que hacía, me cortaba la respiración.