Te quiero mucho...
Pero más grande es tu ego que tus ganas de amarme; y no estoy puesta para cuidar a niños arrogantes