Cuando siento tú tierna mirada, bañando mis sentimientos, ahogando mis tormentos, muero de amor por ti, y enloquecido digo: ¡Qué bella es la vida!