Paz, serenidad, belleza. La luna llena y la nueva indican tiempos de fortaleza del poder espiritual. También es símbolo de unidad o del yo. La luna y las aguas juntas representan la naturaleza no obstructiva.