Mi flor de río una vez más intento llamar a mis sentidos,
diciéndole que un lirio es mucho más que amor.
Intentó llegar de blanco,
amar a medias y con todas las inseguridades
voló como pájaro para partir las dudas,
intentó los abrazos y los descuidos.
Descubrió que la brisa no es más que un exceso
y que la vida, a duras penas, es vida.
Sí no está ella concluye entre orillas,
a los bordes de las infinidades,
a los barcos de los sueños
y a todo lo que alguna vez tuvo que jamás intentó,
pues se prometió:
que como tener raíces la perpetuaría en el mismo sitio;
dar frutos la tendría muy lejos.
Por eso, las piedras suenan,
la resaca del mar te lleva,
el muelle espera y el faro se mantiene en vela.
La luna te llama, menguando los cariños,
aglomerando las ganas y como fuego,
incendiando todos los "pudo ser".
El lirio sigue siendo lirio,
pero en un descuido,
se suicidó por amar a una flor
que destella más que el agua del río
reflejando un amanecer...

@sarahidubraska
on Twitter