Me duele tanto que te hayas ido, se que tú tampoco querías hacerlo pero la vida es así, nos juega mal a los que hacemos las cosas bien.

Extraño verte todos los días después de la escuela, los desayunos con mamá y contigo en aquel restaurante que era tú favorito,aún sigo llendo y siempre recuerdo exactamente los platillos que pedías, extraño tú perfume, las tonterías que decíamos, las tardes que veíamos películas, extraño todo de ti.

Que tonta fui al no valorar los pequeños momentos que pasábamos juntos a diario, las veces que me regañabas o me decías algo ahora al fin entiendo que todo era para mi bien, pero tal vez es demasiado tarde.

Desearía que la vida me regalara más minutos a tu lado, que solo cerrara mis ojos y tu estuvieras aquí, que no hubiéramos sufrido tanto, que tú lucha no hubiera sido en vano y tu dolor hubiera sido menos.

Me duele tanto que prefiero imaginar que solo te fuiste de viaje y no para siempre...

Te amo papá
hasta siempre.