Me había olvidado lo lindo que se sentía estar sola, sola y tranquila con una misma.

Se siente lindo respira, volver a conectarme conmigo misma, hacía tanto tiempo que no estaba sola y hasta creo que me estaba olvidando un poco de mi, de quien era, de quien soy.

A veces necesito estar con personas que me entiendan, pero la mayoría del tiempo quiero estar sola, no me molesta mi soledad al contrario, me deja ser quien quiero ser, aunque muchas veces me sienta perdida.
Al pasar los años una crece y cada vez esta más sola, eso no es lo triste. Lo triste es que nos vamos perdiendo. Nos vamos olvidando quienes eramos, esa/e adolescente que soñaba en ser gran y tenía la suficiente fuerza para tener el mundo en sus manos si quería, cuando los sueños no eran solo sueño, eran la parte más importante de nuestra existencia, eramos tan poderosos , sin miedo ni vergüenzas, ¿qué pasó?, ¿dónde quedó esa libertad de de soñar y desear?, ¿a caso el paso del tiempo acompañado de la soledad nos quitó lo único que nos mantenía vivos?.
Hay que aprender a estar solos, con la soledad, pero siempre con esa fuerza mayor. La ganas de vivir.