Un día escuché que uno realmente encuentra la felicidad cuando no tiene miedo de ser uno mismo. Hace un tiempo atrás creía que era feliz pero un día me di cuenta que me estaba conformando demasiado, que respondía a toda circunstancia con un: "no te preocupes" que, por el contrario, era siempre yo la que me preocupaba por caerle bien a los demás.

Un día me di cuenta que mi propio bienestar era muy importante, que no debía buscar complacer a los otros sin pensar en lo que yo sentía.

Ahí fue cuando encontré la clave de la felicidad. Ahora tengo suficientes agallas para expresar lo que siento y lo que pienso, ocupándome de mi propio bienestar, siempre de manera respetuosa con el resto. La diversidad de opiniones es algo con lo que convivimos constantemente pero también es algo que muchas veces nos hace sentir incómodos ¿por qué pasa esto?¿no sería muy aburrido si fuésemos o pensáramos todos de igual manera?

Lo lindo de la diversidad es que, junto con ella se encuentra la libertad.