Dame un minuto, deja que te cuente.
Deja que te diga lo que piense.
Deja que te diga lo que bien se.
Deja que narre y que represente.
Deja que te agarre y que te suelte.
Déjame que entre en tu mente.
Deja que te busque y que te encuentre.

Dame un minuto – LDS

Vago por la calle escuchando esta canción, sin dejar que ningún sonido innecesario se cuele por mis oídos, pensativa, replanteándome mi vulgar existencia, imaginando que sería de la vida sin mí, que tras una rápida reflexión me doy cuenta de que sería igual o incluso mejor de lo que es en realidad. Lo siento gente que compartís el mundo conmigo, siento deciros que yo estoy aquí con vosotros, no me voy a ir tan fácilmente e intentaré mejorar, que vuestra vida junto a la mi sea más llevadera, pero bueno todos cometemos errores y tal vez lo que a ti te parezca bien para mi este fatal, está claro que no pensaremos igual, pero oye me esforzare por entender tu punto de vista y en el caso de que no sea así la respetaré todo lo que me permita mí alma.

¿Quién soy si el alcohol que bebo es lienzo
y la sangre es la pintura de mi cuerpo?

Dame un minuto – LDS