¿Sabías que Van Gogh comía pintura amarilla porque el amarillo es un color brillante y él pensaba que comer eso lo iba a ser feliz? Todos pensaban que estaba loco por comer algo tan venenoso y tóxico.
Pero si lo miras desde un lugar menos juicioso te das cuenta que es como cualquier otro.
¿Quién realmente quiere tomar alcohol por el gusto? Todos quieren emborracharse y olvidar.
Nadie fuma marihuana porque les gusta el gusto, la fuman porque los hace felices.
¿Por qué crees que ésa chava se queda con el chavo que la engaña? Porque cuando no la esta engañando, la hace feliz, aunque eso sea tóxico y venenoso.
La realidad es que estamos todos desesperados buscando una forma de ser felices, aunque no sea bueno para nosotros.
Como todo lo malo que hacemos es nuestra pintura amarilla.