28|09|17 Jueves madrugada

III Me asombra lo terrible que puedo llegar a ser conmigo misma. Precipitándome de esta manera. Pero, ¿Sabes cuando tienes esa certeza? ¿Cuando tu corazón-mente te habla (TE GRITA)? Caí de nuevo. Pero joder, que bien sienta.

IV Veía su espalda y su figura en la lejanía. Como una poesía sin terminar. Dibujada con bonitos trazos en tinta. A veces lo veía pero no cedía. Hasta la segunda semana de septiembre.