Si de amor hablamos, en estos días es algo de lo que la mayoría de jóvenes "PADECEMOS" últimamente. Por experiencia propia puedo decir que en realidad no es el amor lo que duele si no la decepción, creada a raíz de la altas expectativas, que tenemos acerca de las demás personas, yo por ejemplo soy de las personas que lo da todo por las personas, y espero lo mismo de las demás personas. Lastimosamente no siempre recibimos lo mismo que damos. Pero son lecciones, que vamos aprendiendo, a media va pasando el tiempo vamos entendiendo, que dar tanto no es del todo bueno, que hasta cierto punto es bueno ser un poco egoístas, un poco fríos, en sentido de autodefensa.