El hijo del rey abrió la jaula de su ave más hermosa.
Ella no se movió.
Pues había aprendido a amar su esclavitud