Esa persona por la que vibras, la que te hace sentir especial, la que al mirar sus ojos te enamoras más y más. Es aquella perfecta que te sacude el piso y te marca para siempre.

Pero luego se va. Y te abandona. Y sientes que se te cayó el mundo. Y solo eres capaz de llorar en tu cama, sin ser capaz de comprender qué hiciste mal o qué defecto tuyo es tan malo. ¿Seré muy gorda? ¿Seré muy perna? ¿Seré muy fea? ¿Seré aburrida? ¿Seré poco innovadora? ¿Tendré muy mal carácter?

Quizás todas esas palabras que salieron de su boca eran verdad, a pesar de haber dicho que solo era la rabia del momento y un descontrol. Bellas, debo contarles que mi ex era abusivo y violento. No es necesario que te golpeen para que seas agredida, solo bastan un par de palabras crueles que te hieran o solo unas palabras para manipularte.

"Esclavizadora de hombres", "Patética", "Déjate de comer, weon", "Chata", "conchatumadre, la weona impaciente", "weona. no", "Para tu wea". Y a pesar de todo el dolor que sentía y lo mucho que me recriminaba a mi misma por ser así, lo seguía amando. Mis amigas me decían que era violento, que me trataba mal y que eso debía parar. Mis amigos no comprendían cómo yo era capaz de seguir viéndolo con los ojos del ser humano más perfecto sobre esta tierra. Terminábamos. me basureaba, hablaba mal de mí con todos. Y yo sabiéndolo todo, aún así me arrastraba para volver.

Hasta que un día, él terminó conmigo diciéndome que él no era lo suficiente bueno para mí, que él me daña sin querer hacerlo, me dijo que yo merecía más y que yo era lo mejor que le había pasado en la vida, pero que debía dejarme ir, porque él sabía que yo encontraría a alguien que me cuidaría, me protegería y trataría mejor de lo que él era capaz. Esa tarde, él lloró horas en frente mío, disculpándose, diciéndome que no lo odiara, que no soportaba ver la forma en que me dañaba.

Yo sentí que el mundo se cayó, no sabía cómo pararme, mis piernas no respondían. Solo era capaz de abrazar la almohada y llorar contra ella.
Debo decir que mi amor por él era gigante, habría recibido mil balas con tal de que él no saliera dañado. Pasaron meses enteros. Mis amigos siempre me decían que era una mierda de persona y que no merecía ni un segundo en mi cabeza. Para mí seguía siendo perfecto en cada puto sentido.

Hasta que un día me decepcionó de la peor manera que alguien puede hacerlo, me mintió a la cara y todo lo que quería era seguir con su mentira y negarlo a toda costa. Y ahí me di cuenta, mi depresión se debió a él. Esa autoestima inexistente mía era culpa de él. Pero luego volvía al mismo juego de creer que él no lo hizo con intención. Pero todo lo que hacía era mandarse cagada tras otra y cada vez se soltaba un poco más la venda que tenía sobre los ojos. Hasta que finalmente se cayó completa. Y lo superé. Logré avanzar.

Ahora encontré al hombre que ama cada parte de mí, que no quiere que yo cambie nada y que estoy perfecta tal cual soy. Pero me dice: si hay algo que quieras cambiar, yo te apoyo en todo y te banco hasta el final. No lo necesitas, yo te amo sea como sea. Hermosas, no se mantengan al lado de quien las trate de mala manera, si alguien les dice que esa persona lo está haciendo, háganle caso. No se golpeen contra la pared una y otra vez, busquen las escaleras y pasen por arriba. Esa persona simplemente no es para ustedes, no están destinados a ser.

Será como la Alegoría de la Caverna. Suelta tus cadenas y sé libre, descubre que todas aquellas sombras que te producían temor estaban hechas por personas que eso buscaban. Comienza a pisar el suelo, te dolerá. Comienza a ver la luz, dolerá aún más. Sal al exterior y siente pánico de no saber que te espera. Pero sigue adelante. Primero veras la sombra de las cosas, luego su reflejo y finalmente verás las cosas tal como son. Verás como un mundo nuevo se abre ante ti. En ese preciso momento, te darás cuenta de que todo ese dolor al salir de la cueva, valió la pena. Pero nunca regresen a esa cueva oscura. Avancen y descubran el mundo.

No vale la pena odiarse a uno misma solo porque alguien lo dice. No te diré que no cambies nada y que eres perfecta como eres. Si deseas cambiar algo de ti que no te gusta y te pone incómoda, cámbialo. Eres libre de hacerlo. Si estás feliz contigo misma, ámate y valórate. No cambien por opiniones ajenas, cambien porque así se sienten mejor.

Y recuerda, aléjate de las personas que contribuyan a odiarte a ti misma. Simplemente aléjense, sin miedo. Aunque deban pasar momentos de pena y soledad. Les puedo asegurar que todo lo malo pasa. Y generalmente la vida mejora. Habrá un punto en el que mirarán hacia atrás y sabrán que todo aquello que han "perdido" no se compara en lo mismo a lo que ganaron.

Así que, ámense. Ese es el camino. Eso les permitirá superarlo todo.