Respiro hondo, vivo con temor.
Mi cuerpo tiembla, perdí el amor.
Cierro mis ojos y no dejo de llorar.
El sufrimiento me quiere asesinar.

Una inyección no fue la cura.
Recurrí a más drogas por ayuda.
Voces dijeron que iba a sanar.
Pero veo a la muerte llegar.

Estoy encerrada en este lugar,
Tengan piedad, no voy a soportar.
Quiero estar afuera y un poco jugar.
Era una niña y quitaron mi libertad.

Al enterarnos, mamá se lamentó.
Papá tiró las cosas y se enfadó.
Pidieron perdón pero se marcharon pronto.
Ellos no imaginan lo que confronto.

"No justicia, no es amor.
Las consecuencias de los malos,
me afectan a mí"

***
Querido cáncer:
Vienes a nuestras vidas sin ninguna invitación y si te gusta el lugar, te quedas por siempre. ¡Qué bueno fuera si contigo trajeras hermosos regalos para compartir con los demás! En vez de eso vienes cargado con penas encima que nos envían al hospital.
El primer sentimiento que nos causas es la negación, amigo. Nadie quiero aceptar que tendremos tu presencia por mucho tiempo en nosotros y nos cuesta procesar la idea de compartir la vida contigo.
Luego viene la tristeza y con ello la depresión. Parece que nadie comprende lo que pasa con nosotros y por más que intenten saberlo, no ayudan en nada. Sabemos que si no te vas, moriremos, no queremos eso. Sentimos estar solos, nos aíslas de los demás, nos haces perder el valor hacia nosotros mismos.
Después viene el tratamiento que consigo trae dolor y no sólo físico porque nuestra alma también pesa.
El cabello se cae, nuestra piel se seca. Algunos nos vemos tonos más oscuros, aparecen las primeras náuseas, malestares musculares y debilitamiento. Ojeras bajo nuestros ojos, perdemos el sueño y hambre. Bajamos peso en exceso, y todo recién comienza.
Los tratamientos se intensifican, las visitas con el oncólogo se hacen más largas.
Vienen los llantos repentinos, el sentimiento de lástima de los demás hacia nosotros.
Los mensajes alentadores, sus inesperadas visitas y regalos para hacernos sentir mejor. A veces lo logran, todos se esmeran en portarse bien, ¿Por qué tu no puedes portarte bien cáncer?
Empezamos a mejorar, saldremos de esto. Pero recaemos y ésta vez el golpe es más fuerte.
La siguiente etapa para mi ya no tiene nombre. Cada uno la vive de una diferente manera, muchas personas creen que para ese entonces, nos hemos desprendido de nuestro cuerpo. Empiezas a actuar por inercia y hay muchas cosas que olvidas. El mal humor se hace presente, la rebeldía en nosotros crece. Si moriremos pronto porqué no hacer lo que queremos. Nada tiene sentido, somos malditas plagas en este mundo y están a punto de exterminarnos.
Pienso en mi muerte, en mi funeral. Eso es lo último.
Se va la esperanza, ya no queda nada.
Hago una lista con quienes quiero que se presenten a hablar sobre mi memoria. Quiero que hagan un discurso digno de mi persona y que se alegren por mi.
Acepto peticiones de los demás porque ya no tengo control de mi vida. Tú, cáncer, has gobernado en mi sistema. Hago lo que dicen porque después de todo, es lo último que les quedará de mi.
No creo que sea necesario continuar, sabes el final.
Soy consciente que todos llegaremos a ése final un día, pero yo lo esperaba de otra forma. No ahora, no aquí.
Creo que has sido egoísta en todo aspecto. Vives por tu conveniencia y jamás te has preocupado por los demás.
¿No te da pena, cáncer?
¿Que a tu causa, madres se queden sin hijos e hijos se queden sin padres?
¿Qué dirán los otros de mi?
Destruyes vidas por completo, te robas las pocas cosas buenas que aún existen.
¿Nunca pensaste en el daño que haces día tras día?
¿Que como yo estoy luchando, hay miles más?
Niños inocentes que no tienen ni una sola idea del mundo real están siendo afectados por tu culpa, muchos de ellos morirán sin tener una vida plena de la cual puedan sentirse orgullosos. ¿Qué pasará con los sueños que tenían?
Ese niño que siempre quiso ser un doctor y aquella niña que planeaba ser bailarina; las dos amigas que deseaban ser maestras y los mejores amigos cuyos padres pensaron que contraerían matrimonio...¿Pensaste alguna vez que nada de eso llegará a suceder?
Y aún así, actúas como si nada de esto te importara.
¿Cuántos más pagaran el precio?
¿Te cansaras algún día?
Cáncer, ¿Por qué tuve que ser elegida?
¿Por qué ahora?
Tenía tantas ansias de vivir.
Pasar mis últimos días en una camilla no era lo que yo quería.

Querido cáncer, ¿Por qué yo?

Littledarkprincess12 on wattpad