Sonríe. Sonríe como si nada pasara. Sonríe como si no tuviera el corazón destrozado. Sonríe como si no estuviéramos separados. Sonríe tan falsamente como aquella vez que Ally la saludó. Sonríe así hasta que me ve.
Cuando sus ojos azules se cruzan con los míos veo como una guerra se desata en su interior, una guerra que no ganará. Esa guerra que desatará cada vez que nos veamos. Entre nuestros recuerdos, su cordura y ella.
Sigue sonriendo, veo como sus ojos se cristalizan y sus "amigas" ni siquiera lo notan, pero yo, que estoy a más de veinte metros, lo noto. Le sonrío triste y aparto la vista a aquella chica a la que tuve el honor de llamar "novia".