Los que me conocerán, sabrán que soy una chica que le gusta cambiar y probar cosas nuevas, sobretodo, en estilos. Un gran ejemplo de ello es mi cabello. Mi linda cabellera ha pasado por cortes, ondulaciones, tintes, permanentes, etc. Siempre estos cambios tenian un transfondo de una conocidisima frase: "Si una chica cambia su cabello, es porque ha tomado una gran decisión" . !Que tal frase! ¿No lo creen?

Cambios, cambios y más cambios. No me había dado cuenta de todos los cambios que me había hecho hasta ahora. No creo que sea voluble, pero si que habia tomado varias decisiones que marcaban el rumbo a donde iba y de quien soy ahora.

Todo iba bien hasta este último cambio, uno de los más extremos (por ahora). Con el pasar de los dias, no encontraba esa emocion de liberación y de logro como me habia ocurrido en mis anteriores cambios. Sentía una culpa, algo pesado que llevaba por dentro y que no habia dejado florar. Fue alli en que me di cuenta que habia confundido las cosas.

Cometí un gran error, no en el estilo de mi cabello, sino en el motivo por el cual me lo había hecho. Este cambio no era porque habia tomado una gran decisión; sino, la forma de cómo escapaba de un problema de la cuál no habia tomado una decisión. Totalmente diferente, ¿no?

Todos buscamos la forma de como hiur o refugiarnos de nuestros problemas... (continuará).