Cada día me hago más viejo, y aunque agradezco cada momento que he vivido, sin importar si fue bueno o malo, me gustaría conocer al amor de mi vida. Dicen que el amor es para todos, sin importar lo que pase conocerás al amor de tu vida y serán felices el resto de sus vidas. ¿Pero qué pasa cuando ese momento llega y ya no eres tan joven como solías serlo? Me da miedo pensar en ello. Quiero conocer al amor de mi vida. ¿Por qué? Porque quiero vivir cada momento con esa persona, estoy seguro de que con esa persona podré ser inmensamente feliz. No es que me urja ser feliz, realmente estoy tranquilo como estoy ahora pero de verdad quiero pasar la mayor cantidad posible de momentos a su lado. No sé si estoy diciendo las cosas de manera correcta, pero lo que quiero es conocerla y vivir con ella el resto de mis días.
Amor, sé que no me conoces todavía, de hecho ni siquiera sé si leas esto. Es más, ni siquiera sé si tú (el amor de mi vida) eres alguien que ya conozco pero ni tú ni yo nos hemos dado cuenta de que somos perfectos el uno para el otro ni nos hemos dado la oportunidad de arriesgarnos. De cualquier forma, yo sé que sin saber quién eres te amaré más que a mi propia vida. Serás la persona más hermosa para mí. Seguramente, al despertar siempre querré besar tus labios y prepararte un café matutino, y si no te gusta el café te prepararé una taza de té. Podremos vivir nuestros domingos perfectos. Susurraré tu nombre cada que me sienta solo o débil, para recordar que estarás en casa esperándome y que estás del otro lado esperando con un abrazo mi regreso. Quiero vivir todo eso. Sé que no es el momento pero de cualquier modo te lo diré: te amo. Te voy a decir la verdad, no sé tocar ningún instrumento musical pero por ti aprenderé a tocar guitarra o ukelele para darte serenata todas las noches antes de dormir. Y al dormir, abrazados, tocaré tus costillas como si fueran las teclas de un piano. Por favor espérame un poco más, ya voy a llegar. Y si no llegas, ten por seguro que nunca amaré a alguien de la manera en la que te amo. Escapemos, ya tengo listo el plan de vuelo. Bailemos en medio de una fiesta, y besémonos hasta quedarnos sin fuerzas.