19 de septiembre de 2017, el día en el que se reabren viejas heridas.

32 años después, el dolor y la impotencia vuelve a invadir a millones de mexicanos.

Algunos lloran la perdida de sus seres queridos, otros por la desaparición de amigos y/o familiares. Quienes estamos lejos lloramos de impotencia y dolor. Pero también de emoción al ver que somos más los buenos.

Es bastante conmovedor el encontrarse con muestras de apoyo que vienen desde otros países y el nivel de solidaridad de todos los mexicanos.

En estos tiempos tan difíciles, uno se da cuenta que se puede salir adelante si todos estamos unidos.

Es una pesadilla lo que se está viviendo, pero juntos nos vamos a levantar. Juntos estamos demostrando lo grande que es este país y que es aun más grande el corazón de esta gente. Y como lo dice el himno nacional mexicano, un soldado en cada hijo te dio.

La madre naturaleza nos ha dado un duro golpe y ha llegado la hora de que actuemos. Ha llegado la hora de que escuchemos su llamado, antes de que sea demasiado tarde.