Leve recordatorio de lo breve que es la existencia y lo poco que realmente la apreciamos.